Gracias Jesús, tu AMOR es infinito, viniste como regalo del PADRE hasta nosotros, viviste entre nosotros padeciendo como un ser humano común, las miserias de la tierra, buscaste a tus discipulos entre nosotro, les enseñasta el valor de la verdadera GRACIA que estaba en vos y fuite vocero, camino, maestros abriendonos el camino al PADRE, y asún te dejaste azotar, coronar de espinas y cargaste TÚ mismo la cruz en la que ibas a morir solamente por salvarnos, por enseñarnos e iluminar nuestra vida con el ejemplo de quien “da la vida por sus amigos”; te desangraste en el madreo ante los ojos dolientes de madre y aún faltaba el mejor regalo que nos podias dar…TE QUEDASTE CON NOSOTROS, te podemos ver, tener, comer cada día en la SANTA EUCARTISTÍA. Pequeña y humilde criatura en el universo, me siento grande tan solo con saber que en mi pensaste cuando elegiste quedarte y en mi piensas, en la humanidad piensas cuanto te haces cuerpo vivo de un trozo de pan y sangre viva de un sorbo de vino cada día y quieres vivir en mi, cuando te recibo en la COMUNIÓN

Responder